La técnica

La técnica de la Marcha Nórdica

¿Cual es la técnica de la a marcha nórdica o caminata nórdica o en inglés nordic walking?

Para practicar nordic walking, hay que hacerlo con una técnica correcta.

La marcha nórdica consiste en andar con el impulso de unos bastones. Combinando los brazos con las piernas. Es un movimiento natural siempre centrado en la biomecánica de la acción de andar.

El trabajo es más global que el simple hecho de andar, correr o ir en bicicleta, ya que intervienen notablemente mayor grupos musculares. Es muy apropiado para todos los grupos de edad.

La técnica B.A.S.T.Ó.

Biomecánica del andar

El movimiento y el desplazamiento han de ser naturales. Hemos de añadir la utilización de los bastones, pero haciendo el mismo movimiento que hacemos al andar.

Tenemos que adecuar el paso a cada situación. La longitud del paso depende del alcance del movimiento de impulso del brazo, o sea, de cuánto avanzó con relación al bastón que soporta el peso. Además, la longitud del paso depende del terreno, el suelo y, por último, de la constitución física del caminante.

Alta postura

Hay que andar derecho, el objetivo es mantener erguida de una forma natural la columna vertebral para obtener un movimiento funcional y saludable para la espalda. La postura tiene que ser:

  • Correcta
  • La pelvis en posición neutra
  • Hombros, cuello y brazos relajados
  • Con control firme del abdomen

 

Sensación de carga a la dragonera o en la empuñadura

Justo después de clavar con consistencia el bastón, debemos cargar haciendo fuerza utilizando la dragonera.

Triángulo

Nos referimos a la posición que debe tener los bastón en el momento de clavarse. Tienen que estar en diagonal, formando un triángulo con un ángulo aproximado de 60º con la pierna que avanzamos.

Orientación amplia de brazos

El bastón no puede hacer su recorrido completo y adecuado si no tenemos una amplitud de brazos considerable. Cuanto más recorrido haga el bastón, más trabajo muscular llevaremos a cabo.

A través del brazo largo durante las fases de impulso y recobro, el objetivo es garantizar el funcionamiento óptimo de la musculatura del brazo y el tronco. No se trata de tener un brazo estirado y tenso, sino de realizar movimientos amplios.